Home Futbol Bélgica recupera sus recuerdos mexicanos de 1986

Bélgica recupera sus recuerdos mexicanos de 1986

7
SHARE

Guatire-Venezuela. 22 años
Corresponsal de Noticias Deportivas (ámbito profesional)
Amante de la música y la escritura.
Redactor crítico

Diego Morales – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


AFP – 8 JUL 2018

México 1986: Bélgica llegó a semifinales de un Mundial por primera vez en su historia. La hazaña volvió a la mente de muchos tras la épica victoria 2-1 del viernes sobre Brasil, que ha devuelto al equipo a esa ronda del torneo 32 años después.

Protagonistas y testigos de aquella epopeya mexicana de los belgas parecen coincidir ahora en una idea: el equipo de Enzo Scifo, Eric Gerets y Erwin Vanderbergh tenía también “enormes cualidades, excelentes jugadores, pero no tenía el mismo potencial ofensivo” que la generación actual, que el martes se medirá a Francia en busca de una histórica clasificación para la final.

En aquel 1986 hubo que esperar hasta los octavos de final contra la Unión Soviética para que los ‘Diablos Rojos’ desplegaran todo su talento. En cuartos de final, eso sí, lograron su victoria con sufrimiento, en la tanda de penales ante España, antes de caer en semifinales ante la Argentina de Diego Maradona.

“No teníamos estos atacantes”, subraya recientemente en declaraciones al diario Le Soir el exinternacional Michel Renquin, que formaba parte de aquel plantel hace más de tres décadas.

“Teníamos un 25% de posesión del balón, cuando ahora tenemos el 75%”, reconoce, aludiendo a Eden Hazard, Kevin De Bruyne, Romelu Lukaku y compañía, apodados la “Generación de Oro” del fútbol belga, con cinco victorias hasta ahora en cinco partidos en Rusia-2018.

“¡Bélgica, Bélgica!”

Para Alan Courtois, político de Bruselas de 67 años y un gran experto en el fútbol nacional, algunas victorias de su país en el Mundial de 1986 fueron casi un “milagro”.

“Cuando derrotamos a la Unión Soviética fue un poco como si se unieran Lourdes y Fátima el mismo día”, ironiza en palabras a la AFP, haciendo alusión a esos dos lugares de Francia y Portugal que se han convertido en lugares de peregrinación por la creencia de haber sido escenario de apariciones marianas. “Pero los milagros existen en el fútbol”, recuerda.

Ese 15 de junio de 1986 en León (centro de México), en octavos de final, la URSS, considerada uno de los mejores equipos del momento, se mostró dubitativa ante una selección belga que jugó sin presión.

El público mexicano apoyó mayoritariamente a los ‘Diablos Rojos’ con gritos de “¡Bélgica, Bélgica!” y el arquero soviético, Rinat Dassaev, tuvo que ir a buscar en cuatro ocasiones el balón al interior de su portería.

La victoria 4-3 (tras prórroga) sigue siendo uno de los momentos más recordados y gloriosos del fútbol belga.

“No hay que tener miedo a los superlativos. Bélgica acaba sin duda de conquistar la victoria más prestigiosa de su historia”, dijo un día después el presentador del informativo de la cadena pública francófona RTBF.

“Era otra época”

Los comentarios que se escuchan estos días con la Bélgica actual hace que muchos recuerden lo vivido entonces.

“Pero no comparemos”, apunta hoy Roger Laboureur, el célebre comentarista de la RTBF, actualmente retirado y al que su antigua cadena pidió una valoración. “Las condiciones de juego han cambiado, nuestros jugadores actuales se curten en el extranjero, algo que no pasaba en 1986”, subraya.

“Era realmente otra época”, afirma el exvolante defensivo Stéphane Demol, autor de un tanto memorable en aquel partido contra la URSS. “Estábamos en el mismo hotel que los periodistas belgas y que las selecciones de Bulgaria y Uruguay. Y salíamos solos por la ciudad después de los partidos”, recuerda.

Alain Courtois, adjunto de Deportes de la ciudad de Bruselas, cree que figuras como Eden Hazard y Kevin De Bruyne “están en su cima ahora”, en su mejor momento.

Pero no se confía y cree que el martes en la semifinal “hay que desconfiar de la rapidez francesa, que es preocupante, será un adversario más duro que Brasil”.

En 1986, Francia y Bélgica se habían enfrentado en su cierre del torneo. Fue en el partido por el tercer puesto, después de sus derrotas de semifinales, y los Bleus vencieron entonces 4-2 tras prórroga.

Enzo Scifo, uno de los héroes de 1986, cree que no hay motivos para que sus jóvenes compatriotas estén preocupados.

“¡Podéis hacerlo mejor que nosotros! Sed conscientes de que los adversarios no son más fuertes que vosotros”, les aconsejo el sábado en un vídeo publicado en la página de Facebook de uno de los patrocinadores de la selección belga.