Home Ciclismo Bruno Giannelli, el último gregario de ‘Gino el Justo’

Bruno Giannelli, el último gregario de ‘Gino el Justo’

7
SHARE

Guatire-Venezuela. 22 años
Corresponsal de Noticias Deportivas (ámbito profesional)
Amante de la música y la escritura.
Redactor crítico

Diego Morales – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


AFP – 15 MAY 2018

A sus 93 años, Bruno Giannelli monta aún e bicicleta todos los días para recorrer una quincena de kilómetros alrededor de Florencia, donde conoció hace 70 años al gran Gino Bartali, del que se convirtió en su gregario durante tres temporadas.

“Fue en 1950, yo tenía 25 años. Era un corredor amateur y encontré a Bartali, que me invitó a un entrenamiento. Salimos para una ida y vuelta Florencia-Siena, en una calurosa tarde de verano. Era como una prueba”, explica a la AFP este anciano de memoria clara, que es el último gregario con vida del gran campeón italiano.

“A la vuelta, hablamos del mundo profesional. Me hizo una oferta y la acepté”, añade Giannelli, que acompañó a Bartali en la Milán-Sanremo, la Lieja-Bastoña-Lieja, la París-Niza y en tres Giros, acabándolos todos.

Este año, el Giro partió de Israel, lo que ha motivado de nuevo el recuerdo por Bartali, ganador de dos Tours de Francia (1938, 1948) y tres Giros (1936, 1937, 1946), que en 2013 recibió el título póstumo de “Justo entre las Naciones”.

Fallecido en 2000, con este título, además de la ciudadanía israelí, se quiso recompensar el papel de Bartali durante la Segunda Guerra Mundial.

Entre 1943 y 1945, alegando largos entrenamientos entre Toscana y Umbría, llegando a Asís, donde el miércoles partirá la 11ª etapa del Giro, Bartali transportó papeles de identidad y falsos documentos escondidos en su bicicleta o bajo el sillín, contribuyendo a salvar la vida de varios cientos de judíos.

De esta historia, más o menos como todo el mundo hasta finales del siglo pasado, Bruno Giannelli no sabía nada y nunca sospechó cuando acompañaba a Bartali en las carreras, donde siempre iba cerca del campeón para protegerle o cederle la bicicleta en caso de incidente.

  • “No somos Garibaldi” –

“Sobre este tema… nada, nada, nada. Nunca hubo una palabra en nuestras conversaciones”, asegura. “Era muy religioso y antes de cada carrera, antes de ir a la salida, iba a la iglesia. Eso sí, de eso siempre habló. Pero del resto, de los judíos o de política, nunca”.

Del ‘resto’ Giannelli lo supo años más tarde, cuando tras cuatro años al servicio de Bartali, retomó su oficio de fontanero, trabajando en los más bellos museos de Florencia, pero también para… Bartali.

“Intervine en su casa en numerosos trabajos en sus diferentes propiedades. Tuve una relación durarera con él, hasta su muerte”, explica.

En el pequeño museo instalado en Ponte a Ema, en la periferia de Florencia, Giannelli y los guardianes de la memoria de Bartali instalan en su viejo magnetoscopio un casete de un discurso del antiguo campeón durante una fiesta organizada con motivo de su 80º cumpleaños, en 1994, para demostrar que la gente de la región sabía el papel jugado por Bartali durante la guerra, pero respetan su voluntad de no hacer de ello un tema público.

“¿Por qué explicar cosas que no son interesantes? ¿Por qué hablar de judíos, de fascistas, de comunistas, de socialistas, de los ingleses (en referencia a los 49 soldados británicos que contribuyó a salvar)? No tiene interés explicar todo eso. Son cosas que deben mantenerse ocultas”, dice Bartali en la grabación.

“No somos Garibaldi”, añade en referencia al célebre general y político que luchó por la unidad de Italia en el siglo XIX. “No sirve de nada que nos hagan estatuas de tres metros de alto. Somos atletas, deportistas. Para nuestra generación, mientras sigamos vivos, seremos grandes. Pero después seremos minúsculos”.

Para Bruno Giannelli, Bartali era simplemente “un hombre de fe, un hombre de bien, con principios”. ¿Y sobre la bicicleta? “Era otra cilindrada, un 500 cc, mientras el resto íbamos en 250 cc”, sonríe antes de hablar de la presente edición del Giro.

“Estoy impaciente porque sean las 14h00 y pueda ver el Giro. De 14 a 18h00, son las cuatro horas más bellas para mí”.

Corresponsalía: @ElDeportivoVE