Home Show A Diosa Canales se le enreda el papagayo!

A Diosa Canales se le enreda el papagayo!

SHARE

Ing. en Informatica

Patricia Parra – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


La vedette venezolana Diosa Canales y su esposo, el exciclista José Roberto Rojas, abandonaron la subdelegación del Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (Cicpc), luego de que permanecieran arrestados y fueran presentados en tribunales, por haber agredido físicamente a Solange Ramona Romero, madre de Rojas.

“Las cosas no son como las están comentando por todas las redes sociales”, dijo Canales apenas fue liberada. “Una de las cosas que quiero aclarar es que este es un caso de violación hacia la hija de mi esposo Sigiloso… Evidentemente voy a hacer una rueda de prensa donde se van a aclarar todos los rumores”, agregó.

A ambos artistas se le concedió la medida sustitutiva de privativa de libertad establecida en el artículo 242 numeral 4, 6 y 9 del Código Orgánico Procesal Penal, tras una audiencia que culminó cerca de las 6:00 de la tarde. La pareja no podrá salir del país sin previa autorización.

Según el portal web de Noticias 24/Carabobo, Nelson Meléndez Vargas, juez Tercero de Primera Instancia, dio a conocer a Diosa Canales y José Roberto Rojas que la medida también incluye la prohibición de todo tipo de comunicación con Solange Romero, así como la debida atención a cualquier citación realizada por el tribunal que lleva el caso.

La intérprete de “La tanga” y su esposo fueron detenidos el miércoles, luego de que llegaran molestos a la casa de Romero, quien sostuvo una acalorada discusión con Canales y Rojas alrededor de las 5:00 pm en el Conjunto Residencial Las Bahamas de Naguanagua (Valencia). Dicho encontronazo se suscitó una vez que Rojas se enteró de que su hija de dos años botó un frasco del medicamento Ribotril, lo que originó la ira de la pareja Canales-Rojas, que agredió físicamente a la madre del ciclista, quien la tomó por el cuello; posteriormente Canales le propinó a su suegra un puñetazo en el ojo derecho. Allí se encendió la mecha del escándalo.

Deja un comentario