Home Futbol El Dynamo tiene ahora un poco de sabor venezolano con Alejandro Fuenmayor.

El Dynamo tiene ahora un poco de sabor venezolano con Alejandro Fuenmayor.

25
SHARE

Melissa Blanco – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


Twitter & IG: MeliBlancoPR

 

La nueva adquisición del Dynamo de Houston tiene sabor venezolano. Nacido en Maracaibo, Venezuela llega a la ciudad espacial con una maleta llena de sueños y las mayores ganas de debutar en la MLS. Alejandro Fuenmayor a sus 21 años de edad da un paso con firmeza en el progreso de su carrera como futbolista profesional.

EL defensa venezolano viene de jugar para el Carabobo FC en la Primera División. Su participación en el equipo fue clave ayudándolos a clasificar a la Copa Sudamericana 2015 y avanzar a su primera Copa Libertadores en el 2017 y 2018. Los dirigentes del Dynamo no dudan en que será una adición que reforzara inmediatamente la linea de defensa.

Fuenmayor hace ahora parte de la lista de venezolanos quienes demuestran el crecimiento del fútbol en dicho país. Poco a poco Venezuela exporta más talento para el balón pie. Con la adición de Fuenmayor ya son diez jugadores en las listas de la Major League Soccer (MLS).

El proveniente de Maracaibo hizo su debut profesional con el Carabobo FC el 22 de septiembre de 2013 en un juego ante el Deportivo la Guaira donde logro sumar su primera victoria. El colombiano Wilmer Cabrera, actual entrenador del Dymano, asegura que la experiencia en el fútbol sudamericano que trae Alejandro será de gran ayuda para el nivel que exige ahora la MLS.

El Dynamo se prepara para su temporada del 2018 en donde ya tienen bajo contrato a 22 jugadores. Fuenamyor es el octavo jugador en ocupar uno de los puestos como adición internacional al equipo. Si bien para Alejandro esto es un gran logro, se puede también sumar como un paso importante para el futbol venezolano y los jugadores quienes buscan una oportunidad en el extranjero. Cada representación que se haga y se ejecute bien, hará que los casa talentos pongan sus ojos en jóvenes venezolanos con números y proyecciones como las de Fuenmayor.