Home Tenis La rodilla de Rafa Nadal, intriga y clave para el inicio de...

La rodilla de Rafa Nadal, intriga y clave para el inicio de 2018

SHARE

Ing. en Informatica

Patricia Parra – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


El final de una campaña 2017 de grandes éxitos para Rafa Nadal con su vuelta a la cima del ránking mundial, ha dejado algo de sabor agridulce, por los problemas de rodilla que obligaron al número uno a retirarse en el Masters 1.000 de París y las ATP Finals, después de que la sobrecarga de partidos conllevara la vuelta de una dolencia muy presente en la carrera del campeón español.

La final del Masters 1.000 de Shanghái, donde Nadal cayó ante Roger Federer, fue el primer aviso de que algo pasaba con la rodilla derecha del manacorí. A la frescura y la vuelta de su mejor juego, visto en su momento más culmen con la consecución del título en el US Open, el 16º Grand Slam de su carrera, y tras un brillante paso por el ATP 500 de Pekín, le siguió el cansancio y por primera vez, la vuelta a un vendaje en su tendón rotuliano, que hacía tiempo que no estaba presente en la pierna del español.

Los peores augurios se cumplieron y es que los problemas en el tendón han marcado el final de su temporada, sin poner en riesgo finalmente el número uno, que aseguró en París antes de su retirada del torneo. Pero no solamente ha supuesto un problema para 2017, el corto espacio de tiempo de un mes entre el final de una campaña y el inicio de la siguiente, hace que la planificación en este caso, cobre una vital importancia para afrontar con garantías lo que viene por delante.

La planificación, parte fundamental del proceso, en el que además del entrenador, entrarán más factores en la ecuación de cara a lograr rehabilitar de la mejor manera posible la rodilla de Nadal, como el médico, el fisioterapeuta y el preparador físico, a un mes vista de la puesta en marcha de la nueva temporada. “Lo primero es invertir tiempo en valorar la lesión, un trabajo de los médicos, detectarla y pensar el tratamiento en conjunto entre el médico, el fisioterapeuta y el preparador físico. A veces existe falta de comunicación en este sentido”, explica David Antona, preparador físico del tenista español Daniel Muñoz de la Nava y de Virginia Ruano en su momento. “En un segundo punto estará la rehabilitación con el fisioterapeuta, en el que puede existir una fase de reposo del tendón en este caso. Hay que estudiar la mejor manera de rehabilitar el tendón y ver lo mejor a largo plazo”.

Antes de que Nadal llegara al torneo londinense que dio carpetazo a la temporada, el doctor Ángel Ruiz-Cotorro, jefe de los servicios médicos de la Real Federación Española de Tenis, ya hacía énfasis en los problemas del tendón, “es un año duro, una temporada con muchos partidos. El tendón está sufriendo, pero las imágenes tampoco nos demuestran nada diferente: es dolor ante una situación de estrés”, explicaba antes de la retirada del campeón español tras solamente disputar un partido en el O2 Arena, donde cayó ante el belga David Goffin.

Rafael Nadal ATP Finals London

Rafael Nadal ATP Finals LondonEurosport

“Depende de los diferentes momentos de la temporada y de la carga de trabajo que el tenista podrá sentirse mejor o peor, pero la lesión crónica sigue estando ahí”, asegura Javier Pérez Rasines, fisioterapeuta de la Clínica Michal Novotny, con alta experiencia en tratamiento de tenistas ATP, y es que tras estudiar el estado en el que se encuentra la rodilla de Nadal, la siguiente fase implicaría la rehabilitación de la misma, pero sin descuidar otros factores dentro de la pretemporada y con una máxima muy clara, “hay que mantener junto al preparador físico y el entrenador una línea de trabajo y ver en todos los aspectos que se puede mejorar del entrenamiento para no dañar más el tendón”.

La simbiosis en la preparación y planificación de la nueva temporada implicaría que todos los elementos dentro del equipo de un tenista estén cada vez más conectados, más si cabe, si se habla de la recuperación de una lesión que ha traído por la calle de la amargura a Nadal, aunque fuera la izquierda en 2012 la que le tuviera siete meses en el dique seco, en los que se perdió entre otros los Juegos Olímpicos de Londres. En aquella ocasión un tratamiento con plasma enriquecido con plaquetas acabó con los problemas del diez veces ganador de Roland Garros, pero con una nueva dolencia implicaría estudiar nuevamente el proceso a seguir junto a todo su equipo. “El objetivo en este caso será la recuperación lo mejor posible del tendón dañado, aumentando la calidad del colágeno manteniendo como mínimo el estado en el que se puede encontrar ahora el mismo, para que por lo menos la situación no vaya a peor”, asegura Pérez Rasines, que compatibiliza su labor de fisioterapeuta con el atletismo de alto nivel, siendo decatleta internacional.

Debería tener algo más en cuenta el tenista español, la prevención, con protocolos de rehabilitación integrados en su rutina para evitar en la medida de lo posible los problemas ocasionados por la sobrecarga en sus rodillas debido a la competición. “El problema de Nadal es el tiempo si quiere estar en condiciones al principio de la temporada y en la gira australiana, ya que no pueden invertir seis meses” en solamente rehabilitar el tendón, explica Antona, ante el inminente comienzo de la competición en enero. “Es fundamental el trabajo de pretemporada, que deja un periodo corto”, pero que si se salta o no se realiza con propiedad puede poner en peligro la base para todo el curso.

Rafa Nadal durante un entrenamiento en el O2 Arena antes de la disputa de las ATP Finals

Rafa Nadal durante un entrenamiento en el O2 Arena antes de la disputa de las ATP FinalsGetty Images

“En pretemporada, el trabajo desde el comienzo empieza con una planificación general, tanto en la recuperación, como los entrenamientos para afrontar el año y el calendario a seguir, siempre teniendo en cuenta la prevención, para controlar de la mejor manera posible el problema en la rodilla”, propone Pérez Rasines en la misma línea, que deja claro, que la planificación será fundamental primero en pretemporada y posteriormente a lo largo de los once meses de competición.

¿Qué tiene que hacer Nadal con el calendario?

Es la pregunta más recurrente, más si cabe, teniendo en cuenta la manera de afrontar la temporada 2017 de Roger Federer, con un cambio en la mentalidad de un jugador, que es cierto que tiene cinco años más de edad que Nadal. Sin embargo, los problemas en la rodilla han vuelto a abrir un debate en el que dos factores se enfrentan, la lucha por el número uno en primer término y la búsqueda de desterrar de la mejor manera posible las dolencias y permitirle así alargar lo máximo la carrera deportiva.

Federer y Nadal, en la final del Masters 1000 de Shanghái

Federer y Nadal, en la final del Masters 1000 de ShangháiGetty Images

“Es necesario periodificar cada cuánto debería descansar y cuando jugar, intentar evitar que el deportista tenga dolor”, dice Pérez Rasines, “la lesión actualmente se encuentra en una fase aguda y ahora prima disminuir el dolor y bajar la inflamación si existiera”, antes de poder afrontar otro tipo de tratamiento o prevención.

“Es fundamental la planificación de la temporada en función del estado físico, algo similar a lo que ha hecho Federer este año. El problema para un jugador con el calendario no se soluciona quitando torneos, sino renunciando a ellos”, opina Antona, a favor de la fórmula que ha llevado al tenista de Basilea al número dos mundial, renunciando a toda la temporada de tierra batida y a los Masters 1.000 de Cincinnati y París.

¿Y tras la recuperación qué queda?

En una lesión crónica como la de Rafa Nadal, el entrenamiento, la rehabilitación y el fortalecimiento de la rodilla siempre van de la mano. “Lo primero es ver los factores que la están produciendo, disminuirlos, aunque en el caso de Nadal es complicado ya que se trata del propio juego, y buscar la manera de cambiarlos para mejorar la dolencia”, explica Pérez Rasines, “con todo ello habría que diseñar un protocolo preventivo, a parte del propio tratamiento, en el que primara el estado del tendón y el fortalecimiento de la musculatura que protege la zona”.

Esta fase se realizaría junto a la opinión entre otros del preparador físico. “Es muy importante en la preparación, cuando el dolor desaparece y puede empezarse a trabajar, el fortalecimiento de los músculos flexores y extensores de la rodilla (cuádriceps e isquiotibiales). Que estén lo más fuertes posibles pero sin buscar una hipertrofia” asegura Antona, ya que en este último caso “le haría ganar peso y sumar más carga a la rodilla”. Pero no hay que centrarse en la pierna en sí, sino en el cuerpo como un conjunto, “también es fundamental el trabajo de la cintura pélvica, el glúteo, los abdominales y los abductores, además de controlar la pisada, ya que todo está conectado”.

Pero no solamente el aspecto físico puede ayudar a mejorar el estado de la rodilla de Nadal, sino que factores de su estilo y su juego pueden ser claves en la prevención de la dolencia. “Puede centrarse en diferentes aspectos de su juego que le permitan cerrar los puntos de manera más rápida, acortando el tiempo que está jugando dentro de la pista”, explica Antona, como por ejemplo la mejora de su servicio en 2017, que tras la inclusión en el equipo técnico de Carlos Moyá, ha sido una de sus principales armas en la campaña que termina.

Diciembre, mes clave

Será el mes que marque el descanso y la recuperación de la rodilla de Nadal de cara a comenzar con garantías 2018. No será fácil, pero lo que es seguro, es que el campeón español está rodeado de un equipo, que como en innumerables ocasiones, llevará el camino del manacorí de cara a seguir en la cima del tenis mundial, lugar que nunca debería haber abandonado, pero que ha logrado volver a alcanzar con su esfuerzo y dedicación en un espectacular 2017.

Solamente el tiempo marcará la posible evolución del problema, aunque no será la primera vez que Nadal tiene que volver a levantarse tras un varapalo en forma de lesión. En todas las anteriores lo hizo con nota, lo que hace pensar que el jugador balear volverá por sus fueros engrosando cada vez más su extensísimo palmarés. Porque queda Rafa para rato.