Home Futbol Romelu Lukaku, una cita con la historia del gol

Romelu Lukaku, una cita con la historia del gol

SHARE

Ing. en Informatica

Patricia Parra – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


Bruselas, 13 nov (EFE).- Parece mayor de los 24 años que tiene, habla sosegadamente y sin estridencias. Y nunca desafina en sus declaraciones, siempre prudentes, humildes. Mañana puede hacer historia, otra vez. Pero Romelu Lukaku no se inmuta.

El delantero del Manchester firmó un doblete contra México el pasado viernes en el Estadio Rey Balduino de Bruselas con el que sumó 30 goles con los Diablos Rojos.

Con sus 30 dianas ha igualado a Bernard Voorhoof, retirado en 1940, y a Paul Van Himst, legendario delantero belga del Anderletch de los años sesenta y setenta. Mañana, ante Japón en Brujas, puede convertirse en el máximo goleador de la historia de Bélgica, en solitario.

“Paul Van Himst me ayudó mucho cuando estuve en el Anderlecht. Le conozco desde que tengo 14 años. Es un orgullo igualarle, pero para mí sigue siendo el mejor jugador belga de todos los tiempos”, declaró Lukaku a la radio pública “RTBF” tras aportar dos goles al empate ante México (3-3).

Van Himst, que logró ocho campeonatos ligueros con el Anderletch pero ningún título internacional, fue elegido el mejor jugador belga del siglo XX.

Lukaku va camino de convertirse en el mejor del siglo XXI, si no lo impide algún compañero de la generación de oro de Bélgica, como Kevyn de Bruyne, Eden Hazard, Jannick Carrasco o Thibault Courtois.

El “9” del Manchester es el jugador del momento en la Premier League inglesa, donde ha sido elegido mejor jugador del campeonato en el mes de octubre.

“Siempre he confiado en mis aptitudes. Cuando trabajas duro, obtienes recompensa”, reitera con voz grave un depredador del área de 94 kilos y 1,91 metros.

Imponente físicamente, Lukaku es una máquina eficaz y regular del gol. Un tanque del área, con buen regate, disparo y remate de cabeza que fabrica goles desde que tenía dientes de leche.

Romelu nació en una familia de fútbol. Su padre, Roger, fue internacional con Zaire, la excolonia belga actualmente llamada República Democrática del Congo. Y su hermano pequeño, Jordan, juega como defensa en el Lazio y en la selección.

Lukaku, ex del Chelsea, West Bromwich Albion y Everton lleva 8 años jugando como profesional desde que debutó 2009 con el Anderlecht, el centenario club de Bruselas.

La liga belga es, probablemente, la menos competitiva de su entorno, exceptuando el humilde torneo de Luxemburgo. Los inmediatos vecinos de Bélgica son el Reino Unido, Alemania, Francia y Holanda, países todos ellos con mayor envergadura futbolística.

Pero con solo 16 años, en su primera temporada completa con el Anderlecht, Lukaku se convirtió en el máximo goleador del campeonato nacional, con 15 dianas. Fue el más joven de la historia en hacerlo y rompió un récord anclado en 1912.

Ya cerca de los 17 debutó con la selección belga, a los 20 se ganó un puesto de titular y, desde entonces, ha tomado posesión del área de los Diablos Rojos, conjunto que ahora dirige el español Roberto Martínez.

El seleccionador conoce a la perfección a Lukaku, al que entrenó varias temporadas en el Everton, y ha invertido con él horas y horas viendo vídeos de jugadores, entre ellos del legendario mexicano del Real Madrid Hugo Sánchez, de su compatriota del West Ham”Chicharito” Hernández y del uruguayo del París Saint-Germain (PSG) Edinson Cavani.

“Este último es impresionante. Para mí, el mejor del área”, explicaba el domingo en declaraciones a la prensa Lukaku.

En los Diablos Rojos, dice el jugado, todavía le quedan referencias: considera que el mejor delantero belga de la historia es Luc Nilis, por ser el único en haber acabado como máximo goleador en un campeonato extranjero (Holanda, 1996 y 1997, PSV Eindhoven).

Lukaku se medirá mañana contra Japón en un amistoso que le servirá para copar las portadas de los diarios si logra ese preciado gol número 31, el que le convierta en máximo goleador de la historia de Bélgica, en solitario.

El guardameta que intentará que Lukaku falte mañana a su cita con la leyenda será Eiji Kawashima, el nipón que habitualmente defiende la portería del último clasificado de la liga francesa, el Metz.