Home Otros Deportes Shiffrin asombra y Marcel Hirscher vuelve a brillar, igualando a Girardelli

Shiffrin asombra y Marcel Hirscher vuelve a brillar, igualando a Girardelli

SHARE

Ing. en Informatica

Patricia Parra – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


Madrid, 4 dic (EFE).- La estadounidense Mikaela Shiffrin, que pasó de niña prodigio a haberlo ganado todo en el esquí alpino con sólo 22 años; y el austriaco Marcel Hirscher, único séxtuple vencedor de la general de la Copa del Mundo, brillaron este fin de semana en las pruebas de esa competición del deporte rey invernal que tuvieron lugar en Norteamérica, donde la campeona de Vail ganó su primer descenso y el astro salzburgués volvió a triunfar, poco más de tres meses después de lesionarse.

Shiffrin -que, al ganar la pasada temporada la gran Bola de Cristal, cerró un círculo que incluye oro olímpico, tres títulos mundiales y cuatro Copas del Mundo de eslalon- sigue asombrando al mundo y el sábado ganó su primer descenso, al imponerse en el segundo de los disputados en Lake Louise (Canadá), estación en la que había sido tercera en el primero, el viernes; y donde demostró que ya es una ‘campeona completa’, al acabar quinta en el supergigante del domingo.

Hirscher , de 28 años, que el curso pasado deshizo a su favor el récord absoluto de victorias en la general de la Copa del Mundo que lo unía a Marc Girardelli, igualó, al ganar este domingo el gigante de Beaver Creek (Estados Unidos), las 46 victorias en esta competición de su compatriota (nacido en Lustenau, Vorarlberg), pero que logró todos sus éxitos deportivos para Luxemburgo.

Tras lesionarse el pasado mes de agosto el tobillo izquierdo, Hirscher se probó en el eslalon de Levi (Finlandia), el pasado 25 de noviembre, en el que acabó decimoséptimo; y este domingo volvió por sus fueros al exhibirse en Beaver Creek, donde capturó el gigante con nueve décimas de ventajas sobre el noruego Henrik Kristoffersen y con más de un segundo sobre el alemán Stefan Luitz.

Sus 46 victorias en la competición de la regularidad (la mitad de ellas, en gigante) sólo las superan ya, en la lista histórica de triunfos, los míticos Alberto Tomba, 50 veces ganador para Italia; Hermann ‘Herminator’ Maier, con 54 triunfos para Austria; e Ingemar Stenmark, plusmarquista absoluto, que hizo sonar 86 veces el himno de Suecia en pruebas de la Copa del Mundo.

Aparte del innegable valor deportivo, el triunfo del domingo supone una inyección de moral para Hirscher -asimismo cuádruple ganador de las Copas del Mundo de gigante y de eslalon; y séxtuple campeón mundial-, con miras a lograr el único gran título que le falta en su espectacular carrera deportiva: un oro olímpico, en los próximos Juegos de Invierno, en febrero y en PyeongChang (Corea del Sur).

El triunfo de Hirscher llegó en un fin de semana plagado de gratas noticias protagonizadas por figuras históricas del deporte blanco. Sólo un día antes, el noruego Aksel Lund Svindal -oro olímpico, séxtuple campeón mundial y doble ganador de la Copa del Mundo- volvía a ganar, a los 34 años y tras superar su cuarta grave lesión, que se produjo esta vez en enero de 2016, en el peligroso y espectacular descenso de Kitzbühel (Austria). Lo hizo en el descenso de Beaver Creek, donde igualó las 33 victorias en la Copa del Mundo de otro mito, el estadounidense Bode Miller, que hasta hace mes y medio no confirmó su retirada.

Svindal -sexto en el supergigante de Beaver Creek del viernes, que ganó el austriaco Vincent Kriechmayr- ya es segundo en la general, con 245 puntos, cuatro menos que su compatriota Kjetil Jansrud, en una relación en la que se espera siga escalando Hirscher, que no le haría ascos a una séptima victoria final seguida.

Shiffrin ya apunta a su segunda gran Bola de Cristal y lidera con 510 puntos, 174 más que la alemana Viktoria Rebensburg, ganadora de los dos primeros gigantes del curso y que en Lake Louise fue séptima y segunda en los dos descensos.

La joven estrella de Colorado acabó tercera el primero de ellos, que, casi un año entero después de lesionarse, se anotó la austriaca Cornelia Hütter, que logró su segunda victoria en Copa del Mundo, la primera en un descenso.

El sábado, Shiffrin ganó el (recortado) segundo descenso, por delante de la citada Rebensburg y de la suiza Michelle Gisin. Y el domingo fue quinta en el supergigante, que ganó para Liechtenstein Tina Weirather (tercera en la general, con 234 puntos), por delante de la suiza Lara Gut y de la austriaca Nicole Schmidhofer. Shiffrin le robó el protagonismo, en su ‘estación talismán’, a su compatriota Lindsey Vonn, plusmarquista de victorias en esta competición (77), accidentada en el primer descenso y que no pasó del duodécimo en el segundo .

La súper-campeona de Vail logró su victoria 33 y ya es octava en la relación histórica de la Copa del Mundo, en la que igualó, precisamente, a Hanni Wenzel, la mamá de Tina Weirather. Demostró, que, aparte de ser la emperatriz del eslalon y de haber progresado sobresalientemente en el gigante, también puede ganar en pruebas de velocidad: Shiffrin presentó su candidatura a ser la gran triunfadora en los Juegos de PyeongChang.