Home Futbol Zidane: antes que morir con los suyos, se inmoló

Zidane: antes que morir con los suyos, se inmoló

3
SHARE

Ing. en Informatica

Patricia Parra – who has written posts on NoticieroDeportivo.com | .


Doce años, un mes y una semana después de su primer adiós Zidane repitió la jugada y sorprendió a todos, incluso a sus colaboradores más directos. El 26 de abril de 2006 anunció que dejaba el fútbol por cansancio psicológico, consigo mismo. “Sé que no puedo hacerlo mejor que hasta ahora, me he dicho a mí mismo que no podía seguir así un año. Cuando no se alcanzan los objetivos te haces preguntas”, confesó entonces para explicar que dejaba el fútbol. Leyendo los mensajes entre líneas que ayer deslizó de manera tan sutil como elegante, quedaba claro que su decisión de dejar el banquillo esta vez obedece a un cansancio en su relación con los jugadores. “Este equipo debe seguir ganando y necesitaba un cambio: otro discurso y otra metodología de trabajo”.

La convivencia desgasta. En un club como el Real Madrid, mucho más. Y en un vestuario con estrellas de egos desmesurados y constantes caprichos que tratan de imponer hasta cómo y cuándo se entrena, más aún. Mantener la tremenda exigencia y un rendimiento alto y constante sin caer en la relajación después de una época triunfal como la que están viviendo los blancos resulta difícil. Requiere un concienzudo ejercicio de paciencia, diplomacia y psicología, además de una autoexigencia que, por lo visto, Zidane sí tiene pero no todos comparten en el vestuario de Valdebebas. Claro que tres Champions seguidas lo tapan todo, aunque entre bastidores las cosas no siempre sean tan bonitas como se ven luego en los vídeos conmemorativos. EL ADIÓS DE GUARDIOLANo hay razones ocultas en el adiós de Zidane. En su última rueda de prensa ha sido tan sincero como el primer día. Y ha madurado mucho su salida porque días atrás supervisaba detalles relativos a la pretemporada. Probablemente le ha ayudado a despejar sus dudas entre seguir o no comprobar que entre los planes del club con las altas y las bajas para la próxima temporada y sus propios planes cada vez había más diferencias. Lo de Kepa todavía coleaba. Eso y la certeza de que para mantener el listón tan alto era necesario tomar decisiones dolorosas con futbolistas que le han dado tanto. Son muchas las semejanzas entre su discurso de ayer y el de Guardiola en 2012 cuando se fue del Barcelona. Antes que morir con los suyos, Zidane ha preferido inmolarse. Aunque el curso ha terminado en La Cibeles con otra Champions, el desarrollo de la temporada dejó más dudas que certezas. Con su decepcionante actuación en la Liga desde la primera jornada quedó claro que su mensaje ya no calaba tanto en los jugadores. Posiblemente ni Zidane les daba las instrucciones igual ni ellos las escuchaban con la misma atención. Aparecieron las dudas, las críticas, y el técnico lo acusó. Por entonces en el club muchos apostaban por que a final de temporada se iría aunque ganase la Champions. Con la eliminación en la Copa tocó fondo, al perder en casa con el Leganés dejando sin convocar a varias estrellas. En esos momentos, y ante el negro panorama de la eliminatoria con el PSG, en el club comenzaron a plantearse la conveniencia de sustituirle si caían ante los franceses. También se lo han planteado ahora en previsión de que perdiera la final de la Champions. Por eso Zidane empezó a decir en voz alta que quería seguir. Pero ha ganado, se lo ha pensado mejor y ha decidido ser él quien decida el momento de su adiós. Y, al igual que hace 12 años, se va en lo más alto.